jueves, marzo 06, 2008

Las Imágenes

Cuando hablamos de imágenes, vienen a nuestra mente “imágenes” de lo que creemos que son las imágenes. La mayoría de las personas no llaman “imágenes” a las imágenes, sino que utilizan otros nombres, tales como “santos”, “virgencita”, “cristo”, “san Pedro”, etc., según de quién es la imagen. Estas personas rezan y hacen peticiones a las imágenes, pero dicen que la petición la están haciendo a Dios. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, imagen significa: 1. Figura, representación, semejanza y apariencia de algo. 2. Estatua, efigie o pintura de una divinidad o de un personaje sagrado. Sobre las imágenes hay algunas preguntas que requieren ser respondidas, como por ejemplo: ¿Dios nos dijo que hiciéramos imágenes y que nos arrodilláramos ante ellas? ¿Le agrada a Dios que lo hagamos? ¿Es válido hacer imágenes de Dios?

Mamá – Niños, de rodillas porque están frente al Señor de los Milagros y vamos a rezarle un rosario
Niño 1 – Mamá, ¿cuál es el Señor de los Milagros? ¿El que está aquí cerca o el que está más allá?
Mamá – Es el que está aquí cerca
Niño 2 – ¿Y quién es el que está allá?
Mamá – El Sagrado Corazón de Jesús.
Niño 1 – Oye mamá, ¿y por qué son dos?
Mamá – Porque uno es el Sagrado Corazón y el otro el Señor de los Milagros
Niño 1 – ¿Dónde está Dios?
Mamá – Aquí está ¿qué no lo ves?
Niño 2 – Ay, Juanito, pues ¡esos que estás viendo son Dios!
Mamá – Ya dejen de platicar e hínquense, porque ya vamos a rezar.
Niño 1 - ¿Dónde está Jesús?
Mamá – Jesús es el que está en el altar, en la cruz
Niño 1 – Mamá, ¿cuántos dioses hay?
Mamá – Sólo uno
Niño 2 – ¿Y porqué tenemos entonces al Sagrado Corazón, al Señor de lo Milagros y a Jesús?
Mamá – Porque… bueno, ya deja de preguntar que vamos a empezar el rosario. Primer misterio…

La Verdad de la Palabra
¿Dios nos dijo que hiciéramos imágenes y que nos arrodilláramos ante ellas?
No tendrás otros dioses fuera de mí. No te harás estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra, y en las aguas debajo de la tierra. No te postres ante esos dioses, ni les sirvas, porque yo, Yavé, tu Dios, soy un Dios celoso. Yo pido cuentas a hijos, nietos y biznietos por la maldad de sus padres que no me quisieron. Éxodo 20:3-5

¿Le agrada a Dios que lo hagas?
Declararás impuro el revestimiento de tus ídolos de plata y el ornato de tus imágenes fundidas en oro. Los rechazarás como paño inmundo: “¡Fuera de aquí!, les dirás. Isaías 30:22

Por el contrario, esto es lo que deben hacer: derriben sus altares y hagan pedazos las imágenes, arrasen sus bosques sagrados y quemen sus ídolos… Ustedes lo harán tanto en los altos cerros como en las lomas y bajo los árboles frondosos. Demuelan, pues, sus altares, rompan sus pedestales, quemen sus troncos sagrados y hagan pedazos las esculturas de sus dioses. Procuren borrar, en dichos lugares, hasta el nombre de sus dioses. Yavé no les pide nada semejante. Deuteronomio 7:5, 12:3-4

¿Es válido hacer imágenes de Dios?
¿Con quién podrán comparar a Dios y qué representación darán de él? ¿Acaso la estatua que fundió el artista y que el joyero revistió de oro con cadenas de plata? Isaías 40:18-19

Los que se dedican a tallar estatuas de dioses no son nada por muchos que sean, y esas obras a las que quieren no sirven para nada. Sus partidarios no ven ni entienden nada, pero al fin se decepcionarán. ¿Cómo se les ocurre fabricar un dios o fundir una estatua que de nada sirve? Todos sus cómplices llevarán un chasco, y esos artesanos se pondrán colorados. Que se reúnan todos y se presenten. Verán cómo sentirán, al mismo tiempo, miedo y vergüenza. El herrero trabaja con la fragua y a martillazos da forma a su obra; la trabaja con la fuerza de sus brazos. Siente hambre y se cansa y se agota. El escultor mide la madera, dibuja a lápiz la figura, la trabaja con el cincel y le aplica el compás. Lo hace siguiendo las medidas del cuerpo humano, y con cara de hombre, para ponerlo en un templo. Para esto tuvo que escoger un cedro o un roble entre los árboles del bosque, o bien plantó un laurel que la lluvia hizo crecer. El hombre ya tiene para hacer fuego, para calentarse y para cocer el pan. Pero también fabrica con esa madera un dios para agacharse delante de él; se hace un ídolo para adorarlo. Echa la mitad al fuego, pone a asar la carne sobre las brasas, y cuando está listo, se come el asado hasta quedar satisfecho. Al mismo tiempo, se calienta y dice: "Me caliento mientras miro las llamas. Y con lo que sobre se fabrica su dios, su ídolo, ante el cual se agacha, se tira al suelo y le reza diciéndole: "Sálvame, pues tú eres mi dios". No saben ni entienden. Sus ojos están tapados y no ven; su inteligencia no se da a la razón. No reflexionan ni son capaces de pensar o entender y decirse: "He echado la mitad al fuego, he puesto a cocer el pan sobre las brasas, he asado la carne que me comí, ¿y con lo que sobra voy a hacer esta tontería? ¿Y me voy a agachar ante un trozo de madera?" Isaías 44:9-19

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de La Biblia Latinoamericana

Para reflexionar
¿Todavía te arrodillas ante las imágenes, sean de quien sean?
¿No sería mejor que te convirtieras de los ídolos al único Dios verdadero?
Recuerda: ¡Hoy es el día de salvación! ¡Hoy es el día de conversión de los ídolos a Dios!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

QUERIDA HERMANA UD. NO TIENE FOTOS DE SUS FAMILIARES EN SU CASA??

LAS IMAGENES SON EXACTAMENTE LO MISMO, NO SE LE ORA A EL CUADRO, AL PAPEL O A LA ESTATUILLA HERMANA,

ASI COMO SI USTED LE HABLA A UNA FOTOGRAFIA DE SU ABUELITA QUERIDA DIFUNTA, NO LE ESTA HABLANDO AL PAPEL FOTOGRAFICO.

CON RESPECTO A LA IDOLATRIA QUE ESTABA LEYENDO AQUI, A LOS SANTOS SE LES PIDE INTERSECIÓN...

YA SE QUE EN LA PALABRA, DICE QUE EL UNICO INTERSESOR ENTRE DIOS Y EL HOMBRE ES CRISTO, PERO TAMBIEN DICE EN SANTIAGO 5-16 Reconozcan, pues, mutuamente sus pecados y oren unos por otros para que sanen. Mucho puede la oración insistente del justo.

Si usted pide a su pastor que es otro pecador como nosotros, que ore por usted, los catolicos tambien tienen derecho pedir la interseción de san Martin de Porres, ya que nuestro Dios es un Dios de vivos y no de muertos.

Por sus frutos les conoceras, no es atacando hermana, es uniendo

Lucero dijo...

Anónimo:
Me agrada recibir comentarios sobre lo que escribo, muchas gracias. Mi intención al escribir no es atacar, sino llevar a mis lectores a la reflexión en base a lo que dice la Santa Biblia.

Es cierto que pedimos a otros hombres o mujeres que oren por nosotros, y que Dios escucha y contesta estas oraciones de acuerdo con su voluntad. Pero ¿qué diferencia hay en pedirle a alguien que conocemos o a alguien que está en el cielo? La respuesta es que los que conocemos están vivos, nos ven y nos oyen. San Pedro y San Pablo están muertos aunque viven en el cielo con Dios. Ellos no pueden vernos ni oírnos. Suena raro ¿verdad? Aquí están mis argumentos para lo que acabo de decir:

Primer argumento: Sólo hay un Dios (Marcos 11:29, Juan 17:3).
Segundo argumento: Ese único Dios es OMNIPRESENTE (Salmo 139) por eso me oye a mí en dónde estoy y en dónde vivo y puede oírte a ti en dónde estés. La omnipresencia es una cualidad única y exclusiva de él.
tercero: Por muy santos que hayan sido los santos, no son, ni serán omnipresentes. Si los que han muerto que están en el cielo pudieran vernos y oírnos, serían omnipresentes, lo cual los hace igual a Dios, la bilbia nos dice que: Dios es sólo uno.
Dios es diferente de todos los seres humanos (santos y no santos, muertos o vivos) porque es el único OMNIPRESENTE.
En el amor de Cristo, un saludo. Lucero